Saltear al contenido principal

7 hábitos que te hacen perder dinero

7 Hábitos Que Te Hacen Perder Dinero

¿Sientes que el dinero no te alcanza y no sabes por qué? ¿Te cuesta mucho llegar a fin de mes? Tal vez sea el momento de identificar aquellos hábitos que te hacen perder dinero de manera innecesaria.

El socioeconomista Randall Bell, ha estudiado los casos de empresarios exitosos durante 25 años y analizó las características fundamentales que tienen en común. En su libro, “Me-We-Do-Be”, destaca que las personas más exitosas siguen rituales específicos y rutinas diarias, es decir, son personas metódicas que tienen la capacidad de mantener un orden en sus vidas cotidianas.

El autor llama “hábitos ricos” a esas acciones que los más exitosos realizan en su día a día. Por lo contrario, así como existen hábitos para alcanzar el éxito, existen costumbres negativas que pueden afectar las finanzas personales.

Y es que al final no importa cuanto dinero tengas, si tienes malos hábitos estos pueden acabar incluso con la cuenta bancaria que más fondos tenga. Por eso, te dejamos una lista de 7 hábitos que te hacen perder dinero para que los tomes en cuenta.

Evita perder dinero

1. Gastar todo el dinero que recibes mensualmente

Es importante conocer a dónde se va tu dinero en forma de categorías, así sabrás cómo te gastas cada centavo. Para esto, es recomendable tener un presupuesto mensual destinado por categorías (comida, vivienda, ropa, etc.) y luego compararlo con tus gastos reales. Viendo cada ingreso y cada gasto, podrás llevar la cuenta y ordenarte y podrás decir “esto es lo máximo que me puedo gastar en esta categoría mensualmente”. De esta manera, también puedes destinar una parte de tu ingreso al ahorro y no quedarte sin fondos a fin de mes.

Gastar dinero

2. Pensar que solo se vive una vez

Si bien este pensamiento es cierto, es importante guardar un orden cuando se trata de tus finanzas personales. Las consecuencias de las decisiones financieras que tomes pueden acompañarte por años. Por ejemplo, si tienes una deuda tan grande que vas a pasar los próximas 10 años de tu vida pagando, tal vez deberías priorizar saldar ese gasto antes de seguir endeudándote en otras cosas.

comparar precio calidad

3. No comparar la relación precio – calidad

Cuando se trata de comparar precios a la gente usualmente le da pereza. Ya sea un producto en un centro comercial o un servicio como el plan de internet o de cable, usualmente nos acomodamos con la primera opción que vemos si esta nos parece adecuada. Sin embargo, no hacemos mayor esfuerzo en comparar con otras tiendas que ofrecen los mismos servicios, y si encontramos el mismo servicio en otro lado a un mejor precio, nos da pereza cambiarnos.

Esto también se debe a la lealtad que tenemos hacia las marcas, que deja de ser saludable en el momento que comienzas a perder dinero si una marca nos tiene como clientes y no nos cuida ni nos da beneficios u ofertas por el tiempo que hemos tomado sus servicios. Esto es bastante común que ocurra en compañías que se han enfocado principalmente en conseguir nuevos clientes, abandonan a los antiguos. Hay gente que sigue pagando año tras año el mismo precio por un servicio que no tiene mejoras en el tiempo cuando el mercado ha cambiado totalmente. ¡Cuidado con eso! Siempre es bueno estar comparando de qué manera puedes tener una mejor relación de calidad – precio de los productos y servicios que consumes regularmente.

Compras compulsivas

4. Compras compulsivas

No se trata de siempre evitar gastar, pero hay compras que hacemos que son realmente innecesarias. Por ejemplo, solemos ir a un centro comercial por diversión, a pasear, a mirar y es ahí justamente cuando solemos hacer estas compras compulsivas de eso que viste y te gustó, pero que realmente no necesitabas. Esto también sucede con las ofertas. Por ejemplo, vemos un pasaje de avión a un destino que siempre habíamos querido ir y como está a un precio bastante accesible lo compramos sin pensar. Lo recomendable es tener un tope para estos casos y saber que esa compra no afectará tu presupuesto mensual y hará que tengas que reducir en otra categoría que es vital para tu día a día.

Prevenir riesgos

5. No prevenir riesgos

Las emergencias y los gastos no planificados pueden significar un golpe duro para nuestras finanzas personales si no se cuenta con la protección adecuada. En ese sentido, es recomendable tener un fondo para emergencias que te permite afrontar esas eventualidades de las que nadie está libre sin que ello signifique entrar en una crisis financiera.

Otra opción para proteger tus bienes son los seguros, pues te permiten amortizar gastos fuertes en caso de accidentes de auto, problemas de salud o inconvenientes en el hogar. Tener esta precaución mejora la calidad de vida propia y de quienes nos rodean.

Gastos hormiga

6. Realizar gastos “hormiga”

Uno de los peores hábitos financieros es ser un comprador poco cauto e impredecible. Muchas veces, esos consumos que parecen insignificantes, como el café, snacks, cigarros, almuerzos fuera de casa, suman grandes cantidades de dinero en tu gasto mensual. Es importante identificar qué gastos hormiga puedes reducir para que no signifiquen un monto tan grande dentro de tu presupuesto y que seas consciente de que cada sol cuenta.

Ahorro

7. Solo ahorrar

Tener dinero sin movimiento guardado en el banco mucho tiempo, es perder dinero. Cada día que pasa el dinero vale menos, debido a factores como la inflación o las comisiones del banco por tener tu dinero guardado.

Las cuentas de ahorro, hoy en día, son de las más grandes estafas financieras que nos hemos acostumbrado a aceptar, ya que realmente se convierten en lo mismo que una cuenta de depósito. El interés y rendimiento que generan sobre tu dinero es casi nulo.

Por ello, debes evaluar otras opciones que te permitan generar un mejor interés. Pregunta en tu entidad bancaria o en otras entidades qué opciones tienes para este tipo de manejos. La idea es invertir tu dinero en algo que te retorne al menos un 5% de ganancia. Por ejemplo, poner un negocio online, prestar dinero, invertir en acciones, etc.

Conclusión

Finalmente, no se trata de ser tacaño, de no disfrutar la vida o simplemente pensar que el dinero es una herramienta para generar más y más riqueza, pero es disfrutar esa riqueza de manera estratégica y sin perder dinero innecesariamente. Como afirma Bell, las personas de éxito realmente valoran cada centavo y tienen un plan para hacerlo crecer y destinarlo adecuadamente.

Cuando se valora el potencial que tiene el dinero, sobre todo a largo plazo, es cuando te puedes apalancar más en tus decisiones para crear riqueza a largo plazo y en un futuro permitirte esas cosas que siempre quisiste, sin que ello signifique endeudarte o entrar en una crisis. La salud financiera es tan importante como cualquier otro ámbito de nuestra vida.

Volver arriba
Volver arriba