¿Cuál es el mejor uso que le puedo dar a mi grati?

¿Cuál es el mejor uso que le puedo dar a mi grati?

Como todos los años, este 15 de diciembre vence el plazo para recibir el pago de la segunda gratificación, que puede ser muy útil para ayudarnos a mejorar el estado de nuestras finanzas personales. Este pago es equivalente a uno o medio sueldo sin descuentos, en función del régimen laboral en el cual nos encontremos; y además de ser libre de descuentos, incluye una bonificación de entre 6.5% y 9% dependiendo de si tenemos EPS o estamos afiliados a Essalud.

 

En cualquiera de los casos, este pago representa un fuerte ingreso extraordinario que, de ser usado inteligentemente, puede ser de gran ayuda para fortalecer nuestra posición financiera de cara al futuro. Por tanto, si es que aún no tienes un gasto específico en mente, la pregunta es: ¿Cuál es el mejor uso que le puedo dar a mi grati?

 

Probablemente el mejor uso que le podemos dar a nuestra grati es pagar o prepagar deudas. Las deudas, a través de las cuotas que tenemos que pagar mes a mes, comprometen fuertemente nuestros ingresos futuros amarrándolos a compromisos de pago. En ese sentido, amortizar las deudas o prepagarlas nos ayudará a tener un poco más de espacio en el futuro y más dinero disponible mes a mes.

 

Es importante entender en este contexto cómo es que funciona un préstamo para visualizar cómo nos ayuda prepagarlo:

 

  • Por lo general un préstamo tiene un esquema de cuota fija, es decir, un monto fijo que pagamos todos los meses que contiene dos partes: una parte es interés y el resto se destina a pagar el saldo restante de deuda.
  • El interés se calcula sobre el monto que aun se debe a la fecha, por tanto mientras mas deuda restante hay, se paga más interés. Y esto además quiere decir que, al ser el pago mensual fijo, este incluye menos repago de deuda.
  • En este sentido, al comienzo del préstamo pagamos mas intereses mensualmente que al final del préstamo, cuando ya con parte de nuestros pagos mes a mes hemos reducido el saldo de la deuda.

 

Si nosotros prepagamos la deuda con nuestra grati, este pago va directamente contra el saldo de la deuda, no contra los intereses. Esto hace que el saldo restante por pagar baje y por lo tanto, bajen los intereses de nuestras cuotas futuras, lo cual lleva a que mes a mes paguemos menos intereses y más parte del préstamo. Así, podríamos terminar de pagar nuestra deuda antes o podríamos pagarla en el mismo tiempo pero pagando una cuota menor cada mes, teniendo en cualquiera de los dos casos un alivio financiero y un menor compromiso sobre nuestros ingresos futuros.

 

Si es que no tenemos deudas que prepagar, una buena alternativa es ahorrar la grati a través de un depósito a plazo. La principal diferencia entre un deposito a plazo y una cuenta de ahorros/corriente en el banco es que en el primero no puedes retirar el dinero previo al vencimiento del plazo del mismo sin afrontar una penalidad, mientras que en cuentas bancarias comunes el dinero está a nuestra libre disposición. Esto se ve compensando por interés significativamente mayor al que percibiríamos en una cuenta bancaria promedio. En este sentido, podrás empezar a construir un ahorro que te permitirá afrontar contingencias a o necesidades inesperadas en el futuro.

Los comentarios están cerrados